/La Trastienda : enero 2012 La Trastienda : enero 2012
Steve Jobs, 1955 - 2011

" Tu tiempo es limitado, de modo que no lo malgastes viviendo la vida de alguien distinto. No quedes atrapado en el dogma, que es vivir como otros piensan que deberías vivir. No dejes que los ruidos de las opiniones de los demás acallen tu propia voz interior. Y, lo que es más importante, ten el coraje para hacer lo que te dicen tu corazón y tu intuición."

martes, 10 de enero de 2012

Círculo de Confianza





Por una sociedad de calidad

“El daño y el desengaño hacen al hombre huraño”. Empiezo de esta forma esta entrada de Blog con la intención de que la frase mencionada no haga su aparición en nuestras vidas. Voy a ver si lo consigo navegando por la experiencia acumulada ya que es una información valiosa que ha enriquecido mis conocimientos sociales.

Escribir sobre el título de este post, Círculo de Confianza, me lo brindó un familiar al que quiero y admiro mucho, un luchador. Me habló sobre la confianza y mencionó la película “Los Padres de Ella”, en la que trabaja Robert de Niro, situando en escena un círculo Virtual, al que le llamaba Círculo de Confianza, sometiendo a su yerno a varias pruebas para saber si podría entrar en su Circulo.
Esto es película, pero si lo trasladamos al mundo real considero que es un círculo o método necesario para implementar en nuestras vidas. Cuando nacemos venimos al mundo totalmente desprotegidos. Somos muy vulnerables, cualquier cosa nos puede hacer daño. El niño intenta caminar, cae cien veces, pero se levanta ciento una, hecho que cuando se es mayor se sigue haciendo en muchos casos; otros, los más débiles, los que no han aprendido, o no les han enseñado, a disfrutar de una resiliencia férrea, no se levantan, se quedan en el camino habiendo sido victimas del daño y del desengaño. Una situación triste y una persona totalmente perdida, normalmente llena de odio y de rabia, dos emociones que erradican el crecimiento personal y el hipotético aporte a la sociedad. La persona para poder vivir tiene la necesidad de interactuar, y he aquí el peligro, no tomamos las precauciones precisas. Nos puede la ilusión, la pasión, la implicación, el compromiso, etc, pero nada que nos proteja, somos confiados.



El daño producido viene infligido por “Gente Tóxica”, titulo que lleva un libro de Bernardo Stamateas. En el libro, la “Gente Tóxica” se definen de varias formas:
Los mete-culpas, El envidioso, El descalificador, El agresivo verbal, El Falso, El psicópata, El mediocre, El chismoso, El jefe autoritario, El neurótico, El manipulador, El orgulloso y El quejoso. ¿Quién no ha identificado a alguno de esta fauna en su vida?. Hombre, esto no quiere decir que nosotros los que leemos este post, seamos Hermanitas de la Caridad, en algún momento, y de alguna forma habremos ejercido de ello. El secreto está en saber que es un error ser de esta forma, y rectificar, que es de sabios.

La sociedad actual ha perdido, como podemos observar todos los días, los valores y principios que, yo creo, tuvimos algún día. Si esto se ha perdido es gracias al elenco de los personajes mencionados en el anterior párrafo. En mi caso he reconocido a algunos de estos, algunas veces tarde. Cada uno de ellos te pueden dejar cicatrices, que para ser positivos diré que son cicatrices de guerra y se muestran con orgullo.

Es cuestión de PREVENCION, con mayúsculas. Ser preventivo es antidepresivo. Nadie me dijo, o me enseño, que había un Círculo de Confianza, y que en él tendrían que entrar las personas merecedoras. La máxima aprendida es: no idealicemos, no esperemos nada de nadie.  Si hacemos esto, estamos perdidos, estamos esclavizados hasta que nos damos cuenta que de mil personas a las que haces un favor, una o dos te dicen: “Gracias”. Hay otro porcentaje que te devuelve ingratitud. Tenemos que saber reconocer a esas dos personas agradecidas; con el resto, hemos perdido el tiempo; el tiempo que nos es limitado, y que es nuestro, es precioso, es nuestra vida y no volverá.

Tengo que agradecer a todos estos ejemplares nocivos la “enseñanza prestada”, por que ahora sé lo que no hay que hacer en la vida, y además me han preparado para reconocerlos, aunque últimamente, una parte de ellos, se muestran ellos solos reportando sus “actividades” en los medios de comunicación. Hemos llegado a un punto en el que cada día hay algo que supera al anterior, si no es un sitio es en otro, si no es un político es un empresario y… que sé yo cuantas cosas más están por ver. El estado de bienestar está en la cultura ética, y para ello los valores y principios tienen que volver: en la familia, en las escuelas, en la Universidad, las empresas, la administración. Hacen falta controles morales para no ser dañados, pero primero pongamos a punto nuestro control personal.

Bien, creemos en nuestra mente un círculo con muros altos, con una entrada, llena de dispositivos de seguridad, y una salida sin barreras, pero con la imposibilidad de que se pueda entrar por ahí. Una vez que has creado tu círculo en tu mente, cierra los ojos, y veras como dentro de él hay multitud de personas. Estudia una a una y la que no quieras la invitas a marcharse, y si no quiere, la obligas a irse, que para eso tienes reservado el derecho de admisión. Una pista, los que se queden en tu círculo tienen que cumplir dos premisas: que generen confianza y que no mientan. Si no cumplen las dos es imposible que estén contigo. La Wikipedia dice: “Cuando se pierde la confianza, es por agotamiento emocional. Bien el medio o la mala intención de la persona, fomenta la incapacidad de cumplir con lo prometido de forma continuada en el tiempo”. Los que entren en tu círculo tienen que pasar un periodo de cuarentena y los respectivos controles que he mencionado en este párrafo. Esto funciona y se vive más sano.

El Círculo de Confianza es aplicable a todo tu entorno: a los políticos que votaste, a los negocios, a tu trabajo, a tus compañeros, a tus amigos y a tu familia. La vida realiza una selección natural y a veces te ayuda a elegir. Si fabricamos un buen Círculo, las ilusiones vuelven, la pasión se reinventa, fluye la energía, y las ganas de vivir cada día son más fuertes gracias a la tangibilidad de proyectos que empezaste con las personas adecuadas, las que están dentro de tu Círculo. La mejor obra que podremos realizar es fabricar el guión de nuestra vida.