/La Trastienda : diciembre 2015 La Trastienda : diciembre 2015
Steve Jobs, 1955 - 2011

" Tu tiempo es limitado, de modo que no lo malgastes viviendo la vida de alguien distinto. No quedes atrapado en el dogma, que es vivir como otros piensan que deberías vivir. No dejes que los ruidos de las opiniones de los demás acallen tu propia voz interior. Y, lo que es más importante, ten el coraje para hacer lo que te dicen tu corazón y tu intuición."

jueves, 24 de diciembre de 2015

El secreto no es olvidar, sino dejar ir - Y cuando todo se ha ido, serás rico en la pérdida - Rebecca Solnit

Dedicado a todos los que me quieren...

... no tenía sentido esperar más, y al fin partió, reuniendo, y echando en una bolsita, a su paso, las semillas que otros no quisieron ver y regar para disfrutar de unas posibles cosas buenas, esperando que germinaran en otros lugares. Dejó una dote de buenos vientos y buenas labores realizadas con mucho cariño.

Se cansó de trabajar en tierra inútil y yerma, y aunque agotado mentalmente, decidió, como pudiera, buscar zonas fértiles donde no estuviera ubicada la envidia, la mediocridad y el ansía de poder, que marchitaban las esperanzas y las ilusiones.

Dejó su presencia en los útiles de su trabajo y su imagen en cada marca de la tierra.

Exhausto de las continuas desavenencias, de la ceguera y la apatía, enjugó sus ojos para poder ver un nuevo horizonte más allá de los limites, y dejar atrás unas tierras insanas, y que poco a poco se cubrirían de polvo y ruina.

Guardó todos sus defectos en un posible y nuevo lugar. Los trató con sumo cuidado para no romperlos, eran un tesoro. Había aprendido a no desperdiciar las ocasiones para redecorarlos en un futuro.

El aire se llenó con su visión de la vida, con sus palabras y la tranquilidad. Miró para atrás y... se sentía viejo; miró para adelante y se sintió lleno de curiosidad, se sintió joven.

Abrazado a sus pertenencias más queridas, se paró un instante, como para recordar, pero no quería recordar, era mucho el daño recibido. Caminó hacía adelante para no tropezar en similares piedras que había visto y tropezado atrás.

La mediocridad y el egoísmo quedarían lejos junto al eco de sus persistentes y circulantes pensamientos.

Tuvo la tentación de dejar caer las últimas semillas de creatividad, talento y esperanza... por si pudieran brotar, pero no lo hizo, la lógica y la cordura le hizo ver que sería imposible.

Secó unas lágrimas que empezaban a caer por sus mejillas ante la incapacidad e indefensión de comprender la complicación confeccionada a partir de cosas tan sencillas, que pusieron las alegrías fuera de su alcance.

Sin querer fallecer, apretó con fuerza sus dientes.



Apretó el paso, y al fin, se fue...


Inspired