/La Trastienda : 2016 La Trastienda : 2016
Steve Jobs, 1955 - 2011

" Tu tiempo es limitado, de modo que no lo malgastes viviendo la vida de alguien distinto. No quedes atrapado en el dogma, que es vivir como otros piensan que deberías vivir. No dejes que los ruidos de las opiniones de los demás acallen tu propia voz interior. Y, lo que es más importante, ten el coraje para hacer lo que te dicen tu corazón y tu intuición."

jueves, 4 de febrero de 2016

Cuando el clima mata la creatividad...



Erase una vez un niño que miraba con ojos marrones, miraba y pensaba; y atraía los colores; y jugaba con ellos; y los distribuía; y los manejaba... y los regalaba. Su pecho era transparente, no tenía nada oculto, se podía ver a través de él la simiente de la justa bondad. Sus pantalones cortos delataban la inocencia clara del incipiente. El flequillo corto y recto, sus palabras tímidas. Le gusta la vida y tiene humor. Sus ojos, sus oídos, su tacto, su olfato, su gusto, acuñaban diariamente en sus nuevas neuronas la coreografía gestionada por la vida. 



Un día salió de casa y se dirigió al campo, lugar abierto y lleno de sensaciones; deseaba degustar de la pradera y sus entornos. Cogió un camino obligatorio, solo había ese, curvo, a veces ancho y otras estrecho, que le llevaría hacia un final totalmente desconocido; era inevitable caminar por esa ruta, era la dirección que tenían que recorrer todos. Daba saltos al caminar indicando su inocencia; en cada salto un pensamiento, en cada salto una sonrisa, en cada salto una ilusión, en cada salto algo nuevo. El azul del cielo claro, alumbrado por su sol, alimentaba su fuerza y su gana de vivir. Los árboles, los pájaros estaban presentes en su recorrido. El silencio zumbaba y circulaba como apacible en sus oídos, transmitiendo tan espléndida emoción a su mente. La hierba pura, que tenían como jinete a las gotas del rocío, nutría el ambiente de una manera perfecta, de una sustancia fresca y llena de vida. Miraba a la izquierda y a la derecha y el camino poco a poco iba soportando la estrechez y la sinuosidad. De repente se encontró con un personaje apostado en el camino. Este estaba con la cabeza gacha y el rictus ajado, serio y en las retinas estaba acomodada la tristeza. Su aspecto limpio habilitaba una buena presencia, pero se observaba que había tenido algún tropiezo y se había manchado y desgarrado fortuitamente sus ropas. Nuestro amigo le preguntó: ¿Quién eres?. ¿Que te ha pasado?. ¡Soy un sueño tuyo! ¡Un sueño bonito! ¡Soy el que hace que tengas ilusión, que pienses en cosas que no existen y que puedan servir para ti y para los demás! ¡Soy el que hace que tengas la mente de niño perpetua para que puedas crear esencias vírgenes! ¡Soy el que hará que cuando seas adulto mantengas la curiosidad del niño posibilitando tu fuerza creativa! 

¿Qué haces en mi camino así? ¿Estás medio roto y triste?. Te voy a contar lo que ha pasado. Puedo ver a través del tiempo y veo tu futuro. He ido a tu futuro y he luchado con tus pesadillas de adulto, con tus pánicos y he salido malparado. ¿Cómo puedes estar en mi futuro?. Te diré: los sueños somos mágicos y podemos hacerlo. Vengo de allí, he querido ver tus momentos difíciles y tormentosos para avisarte, aquí y ahora, en esta pequeña recta del camino. Me he encontrado con un montón de personajes llamados “miedos” y que tenían como amigas a otras figuras llamadas "pesadillas". No comprendía por que los miedos y las pesadillas estaban en tu futuro, si ahora eres un niño que gustas de la sonrisa y del buen humor. Siempre quieres reír, y hacer reír. No entendía por qué los buenos sueños, como soy yo, estábamos apartados y escondidos en algún calabozo de tu mente, y teníamos que soportar que los “miedos” y las “pesadillas” estuvieran gobernando tu cerebro. 

¡Me estás asustando! ¿Tendré que ver a los miedos y a las pesadillas? .¡Si! He querido viajar, yo que soy optimista, que soy feliz, para verte como serás dentro de unos cuantos años, para verte con pantalón largo, dejando la niñez, la adolescencia y llegando a la madurez. Quería saber, soy muy curioso, si yo, tu sueño bonito y feliz tendría cabida en tu vida, como ahora, que eres niño la tengo. Pero ya te digo, me he visto, junto con otros sueños bonitos metidos en una mazmorra de tu mente. Si me ves de esta manera ha sido por el combate con los miedos y pesadillas que regentan tu mente. Los demás sueños bonitos y yo hemos estado durante mucho tiempo, en tu edad adulta, esclavizados y sometidos sin poder disfrutar de la libertad feliz que siempre supone circular por los pensamientos de una persona. Nosotros los sueños bonitos, los pensamientos positivos no hay cosa que más nos apetezca que corretear por la cabeza de una persona y formar parte de su alma limpia. Hemos pasado una gran temporada con un importante desánimo que nos impedía movernos, recluidos en la celda sin hacer nada. ¿Y estuvisteis mucho tiempo así? ¿Y yo que hacía, qué decía?. ¡Nada o casi nada!. Nuestros enemigos los miedos, los pensamientos negativos se habían apoderado de todo el terreno. No podías hacer nada. El tiempo pasaba y seguías igual. Nuestra prisión estaba bien resguardada no te podíamos ayudar, las paredes infranqueables y muy anchas, imposible escapar y reconquistar lo perdido, tu felicidad. 

A cada paso que daba, el salto se hacía más pequeño ¿Por qué?. La línea recta es el camino más corto para llegar al final, pensó él. ¿Porqué este camino tiene curvas? ¿Porqué estas cuestas tan pronunciadas?, casi no puedo dar saltos y la fatiga me limita la sonrisa, y las ganas de pensar… 

Continuará…